k

k

lunes, 5 de junio de 2017

Meta-política...



No es propiamente una modalidad de metapintura, pero podríamos encuadrarla en tal corriente. El montaje que se hace en un escenario ad hoc, preparado para el evento pictórico, es bastante real y muestra una obra interesante a la vista del espectador, sobre todo si tienes oportunidad de fotografiarla y editarla posteriormente. Nos encontramos diferentes ejemplos en la literatura y en otros medios y narrativas gráficas y audiovisuales, así como en otras artes, la publicidad, la televisión, etc. hasta constituirse en una de las formas características de la cultura de nuestro tiempo: El Aleph (Borges), Las meninas (Velázquez), Mack the Knife (Frank Sinatra), Matrix o Los Simpsons, etc...Los más conocidos y significativos. Es interesante si se tiene consciencia de qué se trata y si tienes previo conocimiento de la corriente artística.

Dicho lo anterior, la fotografía que inserto, no es más que una ficción que solo yo pude observar porque el encuadre, la luz, la perspectiva no puede se pueden repetir por dos miradas diferentes. Y es ahí a donde quiero llegar, a las miradas de cada observador, en cualquier momento de la vida, el individuo capta una realidad en virtud de condicionantes varios. Socio-políticamente hablando, se comprueba a diario: las miradas de millones de españoles son tan diferentes (y es positivo, por supuesto) que hacen que la división esté latente en cada rincón o ámbito. Psicológicamente hablando es algo interesante de analizar, puesto que un votante de un partido se posiciona a favor del mismo y vive una realidad política totalmente contrapuesta a la de otro votante de otro partido de ideología contraria. ¿Podemos hablar de metapolítica o realidades paralelas?


"Admito que cuando me enteré no entendía nada y tuve que llamar a Kichi para que me lo explicara. Para alguien de Madrid suena raro y no encajaría en otros ayuntamientos que gobernamos. Pero él me convenció. Me habló del carácter de dignidad popular que significaba esa Virgen y que en una ciudad como Cádiz, con esa tradición anarquista y liberal, esa Virgen, tan vinculada a las cofradías de pescadores, no va unida al conservadurismo que nos podría parecer desde fuera. Yo creo que Kichi lo ha manejado de una manera muy laica en el sentido de que se trata una muestra de respeto a los sentimientos populares demostrando que hay que convivir con distintos pareceres y tradiciones. Los urbanitas de izquierda tenemos que aprender a respetar esas tradiciones tan arraigadas en el pueblo".  


Admito que cuando leo a Pablo Iglesias decir las palabras que ha dicho sobre la ocncesión de la medalla a una virgen en Cádiz, no me cabe duda de que si, que estamos en una realidad paralela, una metaficción política tremendamente surrealista.

3 comentarios:

  1. Je, je. Se acabaron las piezas de playmobil pal portalico de Belén ateo. Que las tradicionales de siempre son igual de "laicas" o más. Como un potingue de Hopper.

    ResponderEliminar
  2. No sé qué es más bobalicón urbano o pueblerino, rezar a una de las muchas vírgenes o concederles medallas.

    ResponderEliminar
  3. Hay que ver " lo malos y peligrosos " que son estos de Podemos , con lo bien que estábamos con el PP y el PSOE hasta que llegaron estos de Podemos

    ResponderEliminar