k

k

jueves, 22 de junio de 2017

El banquete.




Hay veces que la belleza te lleva al deleite y al disfrute, pero esa misma imagen de belleza natural te hace reflexionar sobre la sociedad en la que vivimos. ¿En qué nivel estamos de tolerancia? Admitimos como normal lo que es anormal, es decir, el uso y abuso que hacen nuestros próceres políticos sin control ni rendición de cuentas. Que todo un Ministro de Hacienda venga a decir, off de record, que muchos integrantes del Psoe se han beneficiado de la amnistía fiscal que él mismo ha propiciado, es cuanto menos denunciable y reprobable. El secreto y la confidencialidad se aplica solo a quien ellos mismos estiman que no debemos saber sus identidades.
Dice Montesquieu en "Del espíritu de las leyes": "...¿Qué es la libertad? Es cierto que en las democracias parece que el pueblo hace lo que quiere; pero la libertad política no consiste en hacer lo que uno quiera. En un Estado, es decir, en una sociedad en la que hay leyes, la libertad sólo puede consistir en poder hacer lo que se debe querer  no en estar obligado a hacer lo que no se debe querer. ..La libertad es el derecho de hacer todo lo que las leyes permiten, de modo que si un ciudadano pudiera hacer lo que las leyes prohíben, ya no habría libertad, pues los demás tendrían igualmente esta facultad...".

Eso mismo me pregunto yo ¿Qué es la libertad? Porque a la luz de las últimas noticias sobre la imnistía y la polémica suscitada por la STC, podemos comprobar que mi libertad está siendo vulnerada en beneficio de unos cuantos privilegiados que el Gobierno de Mariano Rajoy ha dictaminado que puede acogerse a tal beneficio fiscal. La Ley me obliga a declarar ante el Mº de Hacienda los ingresos e incrementos de capital anuales y no tengo escapatoria, ninguno ciudadano que tenga una nómina, la tiene, estamos atrapados en la red de Montoro, pero hay "peces" grandes que hacen lo que las leyes prohíben y con ello se "comen" mi libertad. ¡País! (que diría Forges)



domingo, 18 de junio de 2017

Otra marciana en la política...



El Roto, como siempre, pone la nota de cordura ante lo que se vive en la sociedad, no hace falta mucho para saber que la manipulación de las masas ha sido una constante en cualquier país que quiera tener a ciudadanos sumisos y poco pensantes, caso contrario darían la patada a los gobernantes que están instalados en un status quo muy beneficioso, y no hablo solo de económicamente. El grado de influencia a nivel social y judicial es trascendental para un grupo de personas pertenecientes a una misma rama o tronco ideológico, es labor que requiere de unos técnicos muy preparados que se infiltren, como si fuesen malas hierbas, y luego solo les queda ir repitiendo consignas que calaran más y más según crezca el grado de afinidad. 
En un gran artículo de Rosa Montero, al hilo de la corrupción política, nos habla de la extrañeza que le provoca que los humanos tengamos tan alto grado de aceptación de la desvergüenza, el cinismo y la injusticia, y pone el acento en que hay que poner coto al abuso descarado y a la corrupción o la sociedad terminará por romperse. Como ella escribe, prefiere ser una marciana y una inadaptada antes que asumir como normal lo anormal y yo me reafirmo en su forma de denunciar, aunque sea a grosso modo, lo que viene siendo una aceptación de lo anormal (corrupción generalizada). 
No sé si la sociedad española se romperá, no tiene visos de verse, si ya no lo ha hecho, me temo que estamos en la fase de aceptar lo anormal sin más paliativos. Por muy poco que aumente el nivel de mejora económica, los ciudadanos quedarán, de nuevo, a merced de la comodidad que le proporciona ir a votar una vez cada 4 años y que sean otros los que decidan lo que más nos conviene. Si bien, el ciudadano debiera armarse de valor a diario y repetirse lo que decía Palatino en la dieta de Polonia: "...Malo periculosam libertatem quam quietum servitium...".

martes, 13 de junio de 2017

Una imagen vale más que mil palabras.



Cuando una imagen es más importante que decir mil palabras, la cara de satisfacción de Iglesias, la de admiración de Montero y la de sonrisa fingida de Garzón. Es eomo una representación de la tragedia que se está fraguando en  Podemos. Un trio, aunque el amor no es el protagonista, en éste caso.

lunes, 5 de junio de 2017

Meta-política...



No es propiamente una modalidad de metapintura, pero podríamos encuadrarla en tal corriente. El montaje que se hace en un escenario ad hoc, preparado para el evento pictórico, es bastante real y muestra una obra interesante a la vista del espectador, sobre todo si tienes oportunidad de fotografiarla y editarla posteriormente. Nos encontramos diferentes ejemplos en la literatura y en otros medios y narrativas gráficas y audiovisuales, así como en otras artes, la publicidad, la televisión, etc. hasta constituirse en una de las formas características de la cultura de nuestro tiempo: El Aleph (Borges), Las meninas (Velázquez), Mack the Knife (Frank Sinatra), Matrix o Los Simpsons, etc...Los más conocidos y significativos. Es interesante si se tiene consciencia de qué se trata y si tienes previo conocimiento de la corriente artística.

Dicho lo anterior, la fotografía que inserto, no es más que una ficción que solo yo pude observar porque el encuadre, la luz, la perspectiva no puede se pueden repetir por dos miradas diferentes. Y es ahí a donde quiero llegar, a las miradas de cada observador, en cualquier momento de la vida, el individuo capta una realidad en virtud de condicionantes varios. Socio-políticamente hablando, se comprueba a diario: las miradas de millones de españoles son tan diferentes (y es positivo, por supuesto) que hacen que la división esté latente en cada rincón o ámbito. Psicológicamente hablando es algo interesante de analizar, puesto que un votante de un partido se posiciona a favor del mismo y vive una realidad política totalmente contrapuesta a la de otro votante de otro partido de ideología contraria. ¿Podemos hablar de metapolítica o realidades paralelas?


"Admito que cuando me enteré no entendía nada y tuve que llamar a Kichi para que me lo explicara. Para alguien de Madrid suena raro y no encajaría en otros ayuntamientos que gobernamos. Pero él me convenció. Me habló del carácter de dignidad popular que significaba esa Virgen y que en una ciudad como Cádiz, con esa tradición anarquista y liberal, esa Virgen, tan vinculada a las cofradías de pescadores, no va unida al conservadurismo que nos podría parecer desde fuera. Yo creo que Kichi lo ha manejado de una manera muy laica en el sentido de que se trata una muestra de respeto a los sentimientos populares demostrando que hay que convivir con distintos pareceres y tradiciones. Los urbanitas de izquierda tenemos que aprender a respetar esas tradiciones tan arraigadas en el pueblo".  


Admito que cuando leo a Pablo Iglesias decir las palabras que ha dicho sobre la ocncesión de la medalla a una virgen en Cádiz, no me cabe duda de que si, que estamos en una realidad paralela, una metaficción política tremendamente surrealista.

jueves, 1 de junio de 2017

¿Estado de Derecho?



Metáfora de lo que ocurre en el Congreso: está enjaulado, preso o secuestrado (términos excesivos, en lugar de metáfora, podríamos usar la hipérbole, pero no somos lingüistas). El Estado de Derecho que propugna nuestra Carta Magna es un espejismo, llevamos desde 2011 con el PP en el Gº y, desde entonces, el brazo del Poder Ejecutivo han sido muy potentes, como si estuviesen tomando proteínas para una competición de culturismo. La separación de Poderes nunca ha estado tan diluida y en los últimos días lo comprobamos con las injerencias del Ministro de Justicia (Catalá), por órdenes de Rajoy, en el Ministerio Fiscal, que aunque entre sus principales funciones tiene la de la defensa de la legalidad, me temo que la única legalidad que defienden los altos miembros de la Fiscalía anticorrupción y de la FGEº, son los del PP, no ya del Gobierno, que también es PP, sino los del un partido que está siendo juzgado por multitud de casos de corrupción y tiene como principal aliado en su defensa, como digo, a los fiscales afines, puesto a dedo con total descaro. 
Ha dimitido Moix, debieran haberlo hecho Maza y Catalá, si Rajoy no da ese paso, estará poniendo en peligro la poca credibilidad que le queda. Las espurias excusas que nos han dado en las últimas horas han sido como para reflexionar sobre el grado de tolerancia que llegamos a tener. Viendo las declaraciones de Celia Villalobos defender a Moix, diciendo que si queremos que "sean pobres de solemnidad" es algo que raya la inmoralidad, pero no nos extrañamos de nada, estamos curado de cualquier tipo de declaración, justificación o defensa que hagan los dirigentes del PP. Cualquier ciudadano tiene derecho a la herencia, viene recogido en la CE (artículo 33), pero también se legislan los requisitos sobre la liquidación del legado hereditario y el pago de impuestos correspondientes, cosa que Moix ha obviado, siendo como es Fiscal (Licenciado en Dº). No sabía que su puesto tenía una serie de incompatibilidades recogidas en la LOPJ y el Estatuto del Ministerio Fiscal, es lo que dice, que no sabía que tener una Sdad. en Panamá en la que él tenía una participación no era causa de incompatibilidad. Lo único que me cabe preguntarme es ¿Cómo aprobó éste señor la oposición a Fiscal sin no sabía ni esa regla básica sobre incompatibilidades?. Este hecho es causa de una infracción Muy Grave, veremos si sigue en el TS o le abren expediente, cosa que me cuesta creer.
Lo dicho, todavía tenemos aguante.