k

k

viernes, 2 de septiembre de 2016

Construyendo presente...



Me doy cuenta de un detalle: estoy rodeada de personas que viven, permanentemente, obsesionadas con el futuro. Se caracterizan por ser negativas y con muchas ansias de que el tiempo pase, que el proceso vital se acelere y llegue no sé qué punto del espacio entre la vida y la muerte. Yo les digo que no se puede prever lo que sucederá a corto o largo plazo y que es mejor no obsesionarse. Lo único claro es que tenemos un punto y final, así que ¡Carpe diem!. Hay que construir presentes con ilusión, con tiempo para desarrollar todo nuestro potencial intelectual en beneficio propio, pero pensando en no dañar a nadie, hay que practicar la socialdemocracia y no olvidar defenderla, son palabras que me inspiran, las leí en el libro, de Tony Judt, "Algo va mal", también debemos hallar nuestra propia voz, sin que las presiones externas hagan ceder ni un milímetro en detrimento propio.