k

k

lunes, 30 de noviembre de 2015

Decepción...



El cuarto poder cada vez tiene más poder, no hay que ser un lince para comprobarlo, los grandes grupos de comunicación influyen en la toma de decisiones políticas y sociales, aunque cada día lo tienen más complicado, ya no somos tan fieles a un determinado diario, cadena de T.V., etc... Se han introducido en todos los sectores, se extralimitan en su cometido principal: informar de forma veraz. El art. 20.1.d de la Constitución garantiza el derecho fundamental a la libertad de comunicar, pero este derecho tiene unos limites legales. Me llama la atención la facilidad con que intentan dirigir a la opinión pública hacia una forma de pensar determinada en función del ideario que tenga el periodico o la cadena de TV. Ingenuidad la mía, pensar que El País se iba a librar de la manipulación, en los últimos meses se ha dejado encantar por el lider de Ciudadanos, ya le han dado como ganador y no se esconden lo más mínimo en mostrar portadas y más portadas, artículos sin apenas contenido y demás cuítas de Albert Rivera. No tengo la menor duda de que les pasará factura. El referente del progresismo se ha cambiado de bando y se alía con la derecha moderna.

martes, 17 de noviembre de 2015

Clase dominante



<...No es la inmoralidad de los grandes hombres lo que deberia infundirnos temor, sino más bien el hecho de que sea ésta la que, con tanta frecuencia, permita a los hombres alcanzar la grandeza...>

                                                                                                               A. Tocqueville



domingo, 8 de noviembre de 2015

Constitución sin blindaje.



<...Partiendo de las constituciones que hemos coleccionado, intentemos ver qué cosas salvan o destruyen las ciudades, y cuáles a cada uno de los regímenes, y por qué causas unas ciudades están bien gobernada y otras no. Después de haber investigado estas cosas, probablemente estemos en mejores condiciones para percibir qué forma de gobierno es mejor, y cómo ha de ordenarse cada una, y de qué leyes y costumbres ha de usar...>.  
                                                                       "Ética a Nicómaco". Aristóteles.

Ya lo recogía Aristóteles: hay que ver qué es lo que salva o que destruye a la "ciudad". Nosotros dotamos a nuestra "ciudad" (España) de una Constitución que se ha quedado obsoleta debido, entre muchas causas, a la grave crisis socio-económica. Muchos artículos tendrían que ser reformados totalmente, otros parcialmente. Después de 37 años no pasa nada porque se haga ¿Por qué tanto miedo? Tal vez no sea miedo, más bien  ciertos complejos que hemos heredado del pasado histórico. Se me ocurren algunos ejemplos de artículos que deberían reformarse: el 68, referido a la composición del Congreso de los Diputados, el mismo que regula la forma en que los ciudadanos participamos en la vida pública, cómo votamos y  cómo elegimos a los que nos representan. Los referidos al Poder Judicial,  sobre todo los artículos 122 a 127,  que regulan la forma de organización, elección y composición del CGPJ, TS y Ministerio Fiscal. Creo que es fundamental para asegurar el Estado de derecho que tanto se proclama a bombo y platillo. Y, por supuesto, el 159  y 160 referidos a la composición y elección de los Magistrados del Tribunal Constitucional y de su Presidente. ¿Quién le pondrá el cascabel al gato? ¿En qué legislatura se procederá a la reforma, será en la que comience con el nuevo año? Mientras haya primacía de los dos grandes partidos, me parece poco probable, pero si la composición del Parlamento se torna plural y sin mayorías absolutas, puede que lleguen los consensos pertinentes y se acabe con el miedo a tocar lo que los padres de la Constitución del 78 dejaron “atado”, pero no cerrado.

 

lunes, 2 de noviembre de 2015

Politicos...

  
Cabe afirmar que la naturaleza humana lleva impreso el gen de la incoherencia (que no sé si es o no una cualidad relacionada con la genética). Existe una casta o tribu con un marcador incoherente muy acentuado, a saber: La clase política, los políticos en general. En psicología se aconseja no usar términos como: nada, siempre, todo,...con los políticos no nos queda más remedio que usarlos. Siempre dicen las mismas cosas, nada es verdad y todo lo que hacen es en su propio beneficio o en el de su grupo. ¿Por qué son tan mal visto por el conjunto de la sociedad? Por eso mismo, porque muy pocos son los que pueden decir, hacer y pensar lo mismo en todo momento, circunstancia y lugar sin incurrir en algún tipo de mentira. A los políticos habría que multarles si incumplen sus programas electorales, añadiría más, que todos fuesen a un fedatario publico para inscribir las acciones de gobierno que proponen y, en el caso de no cumplirlas, que fuesen juzgados con arreglo a las leyes penales. Más de un aspirante se pensaría si se presentaba o no a las elecciones. Un ejemplo claro de incoherencia política en grado superlativo, lo hemos padecido durante los 3 años y 17 día de gobierno Rajoy. Los miembros del ejecutivo se hartaron de criticar a Zapatero y han hecho todo lo que le reprochaban. ¿Fueron ilusos al pensar que lo que le ocurría al anterior gobierno no iba a pasarles a ellos y que llegarían a La Moncloa y todo sería un camino de rosas?. No, no lo creo, eran más que conscientes de qué no hay fórmulas mágicas. Ahora no hay tiempo para la lírica parlamentaria, el pueblo, el ciudadano corriente está harto y si piensan que el 20-D será más de lo mismo, se equivocan.
 ¡El bipartidismo está finiquitado! A la espera de un Parlamento sin mayorías estamos, pendientes de que los emergentes líderes jóvenes se lancen a la arena y no deje escapar la oportunidad de ser actores principales del "gran cambio".