k

k

miércoles, 21 de octubre de 2015

Sistemas electorales caducos y función pública

El término Ineptitud es definido en el Rae como:
1. f. Inhabilidad, falta de aptitud o de capacidad.

Nuestros políticos son ineptos, incapaces de dar soluciones a problemas cotidianos, reales, a los que afectan a millones de ciudadanos de forma directa. No tendremos en cuenta aquellos que "aquejan" a los bancos y a sus cuentas de resultados, ahora ganan menos los pobrecillos. Se puede decir que están inhabilitados para seguir dirigiendo el país, ya vemos a donde nos han llevado. Habría que exigir un certificado o un titulo acreditativo de la capacidad intelectual y profesional que demuestre la aptitud para acceder al Congreso o al Senado, por ejemplo. Nos jugamos mucho y el sistema electoral no nos garantiza nada más que serán elegidos los candidatos que cada partido, de forma unilateral, presente por la circunscripción correspondiente, independientemente de la valía personal.

En nuestro ordenamiento jurídico existe un proceso de selección de funcionarios al servicio de la Administración que es exigente, claro, conciso y tasado, partiendo de la primigenia regulación constitucional nos fijamos en dos artículos fundamentales que establecen lo siguiente:
Artículo 23.2º de la Constitución: "...los españoles tienen derecho a acceder en condiciones de igualdad a las funciones y cargos públicos, con los requisitos que señalen las leyes...".
Artículo 103.3º de la Constitución: "....La ley regulará el estatuto de los funcionarios públicos, el acceso a la función pública de acuerdo con los principios de mérito y capacidad, las peculiaridades del ejercicio de su derecho a sindicación, el sistema de incompatibilidades y las garantías para la imparcialidad en el ejercicio de sus funciones...".

Estos dos artículos posteriormente son desarrollados por Leyes y Reglamentos específicos para cada puesto. Por regla general son respetados los principios por los que se rige el acceso a la función pública, pero podemos reflexionar sobre el acceso a puestos de responsabilidad política ¿Qué requisitos se exigen a los altos cargos elegidos a "dedo"?. Visto como está el panorama se puede decir que son los que mejor han sabido medrar en el partido. Da que pensar el hecho de que cada vez que vemos una imagen del Congreso o del Senado siempre se vean las mismas caras. Desde que tengo conciencia política (...) no han cambiado mucho los que están arriba, de vez en cuando conocemos a algún nuevo "fichaje", pero la gran mayoría tiene años de antiguedad en el cargo. Ellos se van repartiendo los puestos alternativamente. ¿Cómo se podría hacer un proceso selectivo de cargos públicos que respetase los principios de igualdad, mérito y capacidad? Ya sabemos cómo son los que están, qué hoja de servicios y los méritos en su haber. Ahora toca examinarlos exhaustivamente ¿Cómo?...Que lo digan los politólogos que para eso son expertos en el tema. Los ciudadanos tenemos alguna que otra idea, pero no tenemos voz, el voto lo ejercemos pero está sometido al sistema electoral caduco y pendiente de reformar, si es que de una vez por todas se atreven con él.

sábado, 17 de octubre de 2015

Manida palabra: Democracia

Resultado de imagen de los tres poderes del estado



<...¿Cuál es el fin de cualquier gobierno?. En teoría debería de ser el bien común. Cuando, en su lugar,  se persigue el bien propio es cuando el gobierno se pervierte y la monarquia se degenera en tiranía, la aristocracía en oligarquía y la democracia en demagogia...>.

 Estas palabras eran de Santo Tomás y con ellas abogaba por gobiernos sin pervertir y sin degenerar. ¿Cómo es posible que un gobierno no llegue a esos límites?. Fundamentalmente a través del control por parte de todos los agentes que intervienen en la vida pública, desde los mismos órganos del partido hasta los tribunales, en casos más extremos. Cuando alguno de ellos se aparta o delega su ejercicio legitimo de controlar al gobernante, éste acaba en la "degeneración" o "perversión" politica. ¿No es esto lo que vemos que sucede en la actualidad en España?. Los tres poderes o pilares del Estado social y democrático de derecho están cada vez más en entredicho o ejercidos por agentes externos a cada uno de ellos. El Legislativo y el Ejecutivo son llevados de la mano de los "invisibles mercados", el Judicial lo maneja el Legislativo (PP). ¿Qué nos queda a los verdaderos depositarios de la soberanía nacional?. En democracia el pueblo hace lo que quiere, pero la libertad política no consiste en hacer lo que uno quiere. Parece que no es así, cada vez somos menos soberanos. Qué lejos queda el artículo 1.2º de la CE: "...La soberania nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del estado...".