k

k

miércoles, 28 de enero de 2015

Todo fluye...¿O no?

 
 
En "Todo fluye",  se puede leer: "...Algo se le puede perdonar al hombre si, en el lodo y el hedor de la violencia concentracionaria, continúa siendo un ser humano...". 
 

Una novela que abre los ojos hacía la crítica adoptada por el autor sobre cualquier tipo de régimen autoritario, la manipulación histórica o las vivencias humanas ante la barbarie. Me sorprenden las explicaciones sobre la "deskulakización" y la filosofía, entre nihilista y hegeliana de Grossman. Un libro desgarrador, pero imprescindible. Os recomiendo su lectura.

jueves, 15 de enero de 2015

Yo estuve allí...

En la Plaza Vieja, preguntando por el futuro...
 
 

Los símbolos presentes en cualquier lugar
 
 

Reformas en el Capitolio Nacional




Tribuna Antiimperialista a la espera de manifestantes...
 
 

Sin noticias en La Plaza de la Revolución...
 
 

La Universidad de La Habana, ¿Pasiva?



Los medios de comunicación estatales en El Malecón...


La primera foto fue tomada el día antes de la gran noticia internacional: Cuba y EEUU anuncian el reinicio de las relaciones diplomáticas. Da la sensación que la señora pregunta a la vidente sobre el futuro y que le diga que al día siguiente algo bueno sucederá en su vida, nunca lo sabré. El Capitolio Nacional también nos muestra algún tipo de señal: lo viejo y lo nuevo, ¿Preparándose para el cambio?.
El día 18 de Diciembre el panorama es algo confuso, porque en la calle no hay gente que salga a gritar, a manifestarse, a celebrar ésta decisión política. Ni la Plaza de la Revolución, ni La Tribuna Antiimperialista José Martí, ni la Universidad de La Habana muestran signos de agitación. La gente sigue con su vida cotidiana, con el único afán de sobrevivir ante la falta de casi todo.
Lo más curioso es volver a España y ver  o leer las noticias sobre el tema y comprobar como se manipula la realidad. Los manifestantes que salieron a recibir a "Los Cinco" eran estudiantes y no más de un centenar, el resto de la ciudad permaneció ajena, expectante y con mucho miedo. Nadie habla del Régimen, pero todos son políticos en potencia. No he oído ni una sola vez la palabra "Castro". Desde un maletero hasta un percusionista de la Orquesta Nacional, todos me han hablado de lo mal que viven, de la falta de esperanza, del afán que tienen por salir de la isla, pero ni uno sólo nombra el apellido del Presidente.
Mi conclusión (personal e intransferible) es que en Cuba no es todo blanco o negro y que la mayoría de los cubanos tienen miedo, como los españoles lo tuvimos durante cuarenta años de dictadura.

domingo, 4 de enero de 2015

Paraiso


Con permiso de la Iglesia: el paraíso existe, pero no el que nos quieren vender los predicadores, es otro y, aunque no es perfecto, se aproxima a la perfección.

jueves, 1 de enero de 2015

Pasado, presente, pasado...

<...El pasado no pasa nunca, ni siquiera es pasado, es una dimensión del presente...>
                                                                                                                W. Faulkner
 
La noche de fin de año creí vivir el pasado dentro de un presente que es muy similar a ese pasado del que todos, o casi todos, queremos huir. Los poderes públicos están empeñados en  repetir, cual día de la marmota, errores nefastos para la democracia, sobre todo en lo referido a la manipulación sistemática de los medios de comunicación al servicio del gobierno de turno. Fue bochornosa la programación ofrecida por TVE, la pública, la de todos, previa a las campanadas de medianoche. No sé cómo se llamaba el programa difundido, pero está claramente definida la postura de un gobierno que hace aguas por todos lados y que quiere desmontar al adversario a costa de ridiculizar a sus oponentes y de manipular a los espectadores. Patéticas y denigrantes (casi de Juzgado de Guardia) las parodias sobre Pablo Iglesias, Pedro Sánchez y Esperanza Aguirre (que, aunque siendo del PP, es la mosca cojonera, el "verso suelto" del partido, la enemiga en casa). Entre plato y plato, entre copa de vino y risas, se me agrió la previa al brindis. ¿A quien se le ocurriría no apagar la tele durante la cena?. 
¡Empezamos bien el año electoral!.
 
¡¡¡Ya de vuelta, amig@s, gracias por vuestros amables comentarios!!!