k

k

sábado, 23 de agosto de 2014

Desenfocados, pero igualmente excelentes.

 
 
 

 
 
Es como la vida misma. Siempre, o casi siempre, hay dos visiones de una misma cosa, por eso las discrepancias se hacen patentes en cualquier lugar de debate público. Hemos estado compartiendo vivencias y, sin darnos apenas  cuenta, expresando, mediante relatos, críticas políticas, económicas, sociales, música, fotografía, y un largo etcétera, nuestras inquietudes. Desde que se nos comunicó que se cerraba La Comunidad, me he dado cuenta de una cosa, esa plataforma ha sido una especie de "terapeuta en casa", ello se puede deducir de los comentarios y los post últimos de cada uno de los integrantes. Tengo claras varias cosas: no guardo rencor hacia nadie; pido disculpas a quien haya podido ofender o molestar; Siento mucho la pérdida de uno de los amigos que estuvo acompañándonos (Alvaro de Rioja), aunque lo no conocí personalmente. A todos os doy las gracias por los buenos momentos y por todo lo que me habéis hecho aprender, a todos los niveles. La excelencia de un proyecto común, eso es lo único que me llevo. Si los señores administradores no cumplen con su palabra de trasladar nuestros blogs, por mi parte, me da exactamente igual, apenas guardo unas decenas de escritos de los casi 1.600 post publicados, pero nadie podrá borrar de mi memoria lo vivido en LA COMUNIDAD.
¡¡¡Carpe diem!!!