k

k

lunes, 26 de mayo de 2014

Peligroso Populismo

Hace años que se viene observando la deriva de los países de Europa. Tras la brutal crisis económica nos hemos dado cuenta de que, realmente, la política y la economía nos afectan directamente, a diario, en cualquier faceta de nuestra "insignificante" vida. ¿Es tarde para retroceder o pronto para avanzar?, me pregunto a la luz de los resultados de las elecciones europeas.
Es tarde para que los políticos restituyan hasta el último céntimo robado. Es tarde para que los encargados de las financieras adopten medidas beneficiosas para los ciudadanos y menos para sus propios bolsillos. Es tarde para que cambiemos determinados hábitos sociales y vitales. Es tarde para la sociedad civil que desaprovechó oportunidades una y otra vez, alegando que, por ejemplo, nuestros votos no valían para nada. ¿Cómo es que ahora, muchos de los que pasaban de votar, han dado su voto a Podemos y celebran la victoria de Pablo Iglesias?, y eso que estamos hablando de unas europeas y muchos sabemos la importancia que se concede a éste tipo de comicios.
Pero, yo digo, es pronto para rectificar y exigir, unidos y sin complejos, responsabilidades a quien corresponda, que bien sabemos quienes son. Es pronto para no permitir que los populistas ganen terreno a la legalidad que tanto trabajo y tiempo nos ha costado conseguir. Los resultados obtenidos por partidos políticos nacidos al albur de la crisis no debe de ser más que un aviso, un toque de atención para todos: políticos y ciudadanos. No queremos populistas salvapatrias que pongan en peligro nuestras libertades colectivas. No debemos perder de vista la historia de Europa y la factura que nos ha pasado el auge de los populismos.
Para terminar: las dos grandes coaliciones que se formarán en la Unión Europea han de ser las que más conciencia tomen sobre el peligro de partidos extremistas (sean de izquierda o de derecha). Si tienen miedo de los mercados, de los lobbys, de las agencias de calificación, etc., deberían de tener más miedo de lo que puede pasar si continúan creciendo los populismos.

domingo, 25 de mayo de 2014

No somos huérfanos electorales.

Votar es nuestro derecho/deber y hoy más que nunca necesitamos manifestarlo mediante el ejercicio del mismo. En estas elecciones, por mucho que se quiera decir, nos jugamos más de lo que pensamos. La abstención no es una forma de castigarles, sólo perderán unos pocos diputados, pocos, pero si queremos ¡¡¡podemos!!!. La cuestión es que en ésta convocatoria no se trata de los rajoys o rubalcabas, ni cañetes-valencianos, va más allá de esos personalismos. Si ellos cuentan con sus correligionarios incapaces de ver lo que sucede más allá de sus filas, tenemos otras opciones, más pequeñas, menos personalistas, renovadas, con gente comprometida y con ganas de defender al pequeñito pececillo que se mueve por las aguas enfangadas. Nosotros somos esos pececillos y esperamos que Europa no sea, de nuevo, un bastión de la extrema derecha dominadora. Anoche, después de ver el partido, leí un artículo de Javier Marías: EL GESTO MÁS SUICIDA, es revelador y pone de manifiesto lo que muchos pensamos. Ya que, desde hace tiempo, parecemos unos Huérfanos electorales, aprovechemos la oportunidad y hagamos que alguien nos defienda, aunque sea de una forma humilde....Buen día para todos.

lunes, 19 de mayo de 2014

Matemáticas puras.

 
 
 
Tengo una duda que el próximo domingo, por la noche, será resuelta: ¿Quién o qué será capaz de convocar a más ciudadanos: el partido Real Madrid-Atlético de Madrid o las elecciones europeas?. Son matemáticas puras que pondrán de manifiesto la realidad de lo comprometidos que estamos los ciudadanos.

jueves, 8 de mayo de 2014

Solos.

 
 
 

 
 

 
 
Somos individuos que estamos preparados para vivir en sociedad, pero que cada día nos vemos avocados a una soledad interior provocada por la grave situación en la que estamos inmersos. Quiero ser optimista, pero a diario compruebo que es difícil no sucumbir al desanimo. Se agotan las fuerzas, las ideas y el savoir faire. Irascibilidad que se manifiesta ante cualquier detalle nimio.