k

k

lunes, 24 de junio de 2013

¡Os jodéis!

¿Cómo/cuánto hemos cambiado?. Así a botepronto se me ocurre qué, sin contar el físico, unos treinta años, pero no para mejor. Regreso al pasado, en lugar de avanzando al futuro. Hubo un tiempo en el que los políticos defendían a los ciudadanos ¿No lo recuerdan?. Ahora tenemos a una casta que lleva muchos años instalada en un cómodo sillón orejero y no la echamos ni con manifestaciones ni con elecciones (¿...?). Necesitan nutrirse a base de dar mordiscos acá y allá. Son vampiros, además de "presuntos" mafiosos. (vale, sin generalizar). Pero sabemos que no ocurre nada, salen defensores de debajo de las piedras y, salvo que se pille a un tío con un maletín camino de Barajas y un billete para Suiza, ni se inmutan. Fiestas, viajes, regalos, Eres, evasiones fiscales, blanqueos, saqueos masivos,...Y en mientras tanto los sufridos ciudadanos esperamos a que algo/alguien se atreva a dar un zapatazo en la mesa y ponga orden ante tanto caos. La condicionalidad de nuestro devenir diario nos lleva a no saber cambiarnos de camisa dejarnos la que llevamos puesta toda la semana. Y pones la televisión y te cabreas porque oyes a un imbécil lameculos diciendo que está justificada tal o cual medida de austeridad que provenga del gran-gran-gran gobierno de nuestra nación. Si se baja el número de becas...¡Os jodéis, niños!; Si los dependientes se quedan sin asistencia...¡Os jodéis, tarados!; Si el FMI pide que se vuelva a retocar el mercado laboral...¡Os jodéis, curritos!. Me voy a tomar un Valium a ver si me ausento por unas horas...Y ¡Os jodéis vosotros, los políticos!.

jueves, 20 de junio de 2013

Simples espectadores


 
 
 
 



Entusiasmo e indignación. (Son dos motores de la escritura que hablaba Chesterton)
 
Suelo observar el cielo, sobre todo el nocturno, con mi telescopio, pero lo que realmente me gusta es mirar la luna en sus diferentes fases, la más cautivadora es la llena. Cuando te acercas el brillo que despide hace que te duelan los ojos, pero sigues ahí durante horas, esperando que haya un acontecimiento histórico que sólo tú seas capaz de apreciar. Otro tanto hago con la cámara de fotos, cuando estoy en lugares de difícil acceso suelo acercar el objetivo lo máximo posible y hay veces en las que puedo ver pequeños reptiles a los que tengo una fobia bastante acentuada, pero me siento segura y a salvo. Digo todo esto porque tengo la sensación de que en nuestro bendito país hacemos algo similar a lo que relato. Observamos la realidad desde arriba o desde abajo, pero nos mantenemos en planos secundarios, esperando a que ocurra algo trascendental que nos cambie la vida sin arriesgar nuestro bienestar personal.

domingo, 16 de junio de 2013

Más hipocresía

 


¿De qué clase de sistema nos hemos dotado que premiamos a los (hipócritas) y castigamos a los (Desesperados)?. Estamos inmersos de tal forma en la coyuntura socio-económica que, casi sin darnos cuenta, somos "fulminados" por "pecados" que no hemos cometidos. Los hipócritas intimidan con sus prácticas, a veces, mafiosas y sus leyes restrictivas y los desesperados las acatamos a duras penas y casi sin aliento. No quedan palabras para calificar la actuación de tanto reformista gubernamental que sólo ve un negocio en situaciones de la vida que son extremas. La rebelión está por llegar.

miércoles, 12 de junio de 2013

Cita romántica.

Tal vez, y digo sólo tal vez, no sepa qué significa el término "romántica", pero no serás tú el que me lo describa; puede ser que lo asocie a la corriente literaria que recibe el mismo nombre o que tenga un corazón helado. No me gusta recibir consignas sobre qué he de hacer, cómo he de pensar, vestir, tampoco que me dirijan hacia los gustos o preferencias de otras personas, para eso tengo las mías muy arraigadas, por cierto, con el paso de los años...bueno, creo que he sido siempre así. Relataré una historia que me ocurrió hace unos días y que es la siguiente: Recibo una invitación para ir a una casita rural. Se me prometía paz, tranquilidad, buena comida con manteles de hilo fino y velas perfumadas, música, luz, olores, sabores, fuegos a la luz de la luna, acampada bajo las estrellas con una copa de buen vino...Así rezaba el correo. No me extrañó y consideré la propuesta como algo extraordinario, pero no único...Hay diferencias entre éstos dos conceptos. Quedamos para un día y hora. Nos saludamos con la cortesía propia de dos personas educadas. Yo, precavida que he aprendido a ser, llevaba impreso el mail-invitación. Me lo pidió para comprobar que todo era correcto. Tras unos minutos de tensa espera comenzó nuestra andadura común. El lugar era frío, lóbrego. La luz de las velas se cambió por un haz fluorescente que penetraba en mis pupilas hasta casi hacerlas estallar. La música sonaba como una marcha militar, sólo tambores...un tac-tac-tac que martilleaba mis oídos. No había comida y el vino sabía más a azufre mezclado con ricino que a rica uva. Me tapó con una manta que olía a humedad y que llevaba inscritas las palabras: "HUVN"...La gran cita se acortó debido a mi incomodidad y decepción. Fueron treinta y cinco minutos vividos en una tumba blanca. Me despedí sin darle un beso. Aún no he recibido noticias suyas.

martes, 11 de junio de 2013

Bendita nómina

¡Benditos seamos los indignos pertenecientes al grupo de los "con nómina". Nuestro pan de cada día será para alimentar a las esquilmadas arcas del estado con el sudor de nuestro trabajo. No hay problema en que esto sea así, porque de todos es sabido que un estado social se mantiene y nutre vía impuestos recaudados, lo que no nos dijeron ni firmamos en ningún documento es que sólo los "nominados" seríamos, en realidad, los que tendríamos que levantar a todo un país de corruptos. ¿Se ríen? ¿Creen que digo alguna barbaridad? ¿No se incluye en el gremio? Puede que lo vean de otro modo, pero en cualquier caso no me podrán negar que tal y como está el patio del CONGRESO no podemos llegar a pensar que la cuestión sea diferente. Empleados por cuenta propia, ajena, pensionistas, medio pensionados, desempleados cobrando prestación,...¿Y si nos hacemos "insumisos" FISCALES, como Pio García-Escudero? ¿Y si no pagamos nuestras deudas con los bancos? Vistas y oídas tantas noticias sobre corruptelas varias (desde la corona hasta el último partido o sindicato) no sé, si somos millones de españoles los que no declaramos nuestros ingresos y no pagamos nuestros créditos, que podría pasarnos. Voy a seguir reflexionando mientras preparo la documentación que me ha pedido mi asesor fiscal, también iré al banco por si estoy en números rojos y me cargan un 28 % de intereses.

jueves, 6 de junio de 2013

Presuntos delincuentes.

No he cometido el peor de los delitos: quitar la vida a otra persona. No he robado (...aunque hace muchos años cometí algún que otro hurto insignificante: afané bolígrafos, en un gran almacén. Falta prescrita, por cierto...). No he estafado jamás. No he malversado fondos públicos. Cumplo (...ateamente...) con hacienda cada año. Todas estas, son a grosso modo, cuestiones que a diario me planteo a la vista de la constante batería de noticias que recibo sobre nuestros queridos políticos, politiquillos, politicastros y adláteres (...toda una cohorte de profesionales que les arropan en sus puestos y en sus actividades nada legales...). Salvo la primera de las hipótesis (asesinar), creo que en todas las demás conductas incurren (...presuntamente...) los citados señores. Lo más sangrante es que nos vengan a dar lecciones de no sé qué tipo de "moral" fundada en principios y valores que ellos mismos se han otorgado y que cumplen a rajatabla. Sujetos que dan muchos pases de pecho y tienen a sus espaldas un largo currículum delictivo, algunos ya han pasado por prisión (¿Están rehabilitados?), otros tantos están pendientes de ser juzgados y, los más, se van a su casa con la cabeza muy alta y satisfechos por la sensación del "deber cumplido". ¿Tú también te preguntas por qué seguimos creyendo en ellos?.

martes, 4 de junio de 2013

¿Té o café?

 
 
 
1.- Seguridad económica.
2.- Igualdad de oportunidades.
3.- Justicia igual para todos.
 
 
Leo un libro, sentada en un café, mientras espero a que llegue para lanzarle un "dardo" cargado con las palabras que había leído durante la espera. Me las he anotado en una moleskine para que no se me olviden. Cuando llega debatimos sobre todo y es incapaz de darme una razón lógica de las posturas que adopta el partido en el poder, incompatibles con los postulados que le expongo. Me cabreo porque sé que a determinadas personas se las puede tratar bien, regular o mal. A ésta lo mejor es obviarla u olvidarla. Defiende la libertad de mercado a capa y espada. Niega que todos tengamos derecho a una oportunidad vital idéntica y cree que la justicia es un poder al servicio del "poder". Pago la ronda de café/té y me voy a dar un largo paseo.