k

k

domingo, 6 de enero de 2013

Y va de consumismo.

Cuando eres pequeñ@ deseas que lleguen las vacaciones de navidad por lo que significan: no ir al colegio, fiestas y, sobre todo, los regalos de reyes. La ilusión, de niños, no está influenciada por las creencias religiosas y sí por los medios de comunicación (otra forma de religión lava-cerebros), los mismos que se encargan de vender los productos que cada temporada se llevan. Leí una noticia que decía que éste año los nenes recibirán muchos menos regalos debido a la crisis. Me río yo de esa noticia. Hablando con una conocida me dice que va a regalar a su hija de 12 años un móvil de última generación que cuesta 400 euros. Le pregunto que para qué lo necesita y su respuesta es difusa, incoherente. ¿Sabéis la situación económica de ésta conocida?. Tiene trabajos esporádicos, ninguno fijo. Se mata a trabajar y se gasta el sueldo de dos meses en un móvil para no sabe qué utilidad concreta y hay meses en los que tiene que pedir al banco que le prorrogue el pago de la hipoteca hasta el próximo...¿Cuántos ejemplo como éste podemos traer?. Hasta que no ha llegado la situación económica a los extremos actuales, cada niño recibía regalos por parte de papás, abuelos, tíos, etc. ¿No lo habéis visto en vuestro entorno?. ¿Y comprobar cómo el regalo más caro era despreciado y el niño se ponía a jugar con el envoltorio?. Esta es la educación sobre consumo responsable que hemos inculcado y que, ahora, se nos revuelve y da la cara. En éste aspecto que expongo, puede ser que la crisis haya servido para que nos demos cuenta que no son necesarios los regalos caros, ni la cantidad de ellos, ...¿Hay que seguir manteniendo una tradición que nos vino impuesta por la religión y que se ha convertido en un acto de consumismo desmedido?.

1 comentario:

  1. Escribes un buen compendio (resumido) de sociología, religión y viejas costumbres. Difícil cambiar las mentalidades, más ahora que se encuentran restringidas a causa de la crisis y que en cuanto la cosa (económica) mejore estallarán con más fuerza, si cabe, que antes.
    Saludos

    ResponderEliminar