k

k

miércoles, 16 de enero de 2013

¿Somos tan inocentes?

No somos culpables de nada y si hay algo de lo que nos puedan acusar los políticos es de ser demasiado complacientes, tolerantes y permisivos. Hacer como que no ves las cosas no significa que pasen. Hoy, una noticia en diario local: un conocido, que era Juez de Paz de un pueblo cercano, se presenta como candidato de UPyD, consigue una concejalía gracias a pactos con el Alcalde (PP), le dan un sueldo (x) por tener dedicación exclusiva en su puesto y acudir a los plenos y votar todo lo que le ordenen; Fue denunciado y  ha sido condenado a  devolver 47.000 euros por cobros indebidos. Era vox populi que lo estaba haciendo y todos miraban para otro lado, hasta que un compañero del Ayuntamiento, que quería parte del pastel, lo denunció. ¿Dónde estábamos nosotros?. Los ciudadanos no somos capaces de acudir a un juzgado y presentar denuncia contra los abusos cometidos por la panda de vividores que están copando todos los puestos de poder, desde un simple concejal hasta un Presidente de CA...Estaba bien en época de vacas gordas, cuando pintan bastos nos damos cuenta de qué es lo que están y han estado haciendo. Un punto importante a tener en cuenta es la grave crisis existente en el sector de los medios de comunicación. Si constantemente bailan el agua al partido en el poder, difícilmente podrá haber una sociedad plenamente consciente de los verdaderos problemas y con un espíritu crítico capaz de hacer caer a un gobierno a la menor sombra de duda sobre su actuación. Cambiar nuestro chip para cambiar lo que no es tolerable, mientras no tengamos eso claro, mal vamos. Ni unos, ni otros, ni los tuyos, ni los mios, en todas las casas hay una oveja negra que hay que sacar del redil si se quiere que el resto no se contamine.

2 comentarios:

  1. Y dejados, somos muy dejados. Además, la administración pone tantas trabas y es tan opaca a la hora de facilitar información y datos sobre sus actuaciones, que parece que somos ciudadanos de tercera y que ne vez de ejercer un derecho, somos una molestia. La administración somos todos y la transparencia debe ser total.
    Un saludo transparente.

    ResponderEliminar
  2. En el fondo, todo esto no es sino un problema de (falta de) educación (también) política. No es que nos falte valor, que también, es que nos falta cultura democratica, conocimiento de nuestros derechos y de los deberes de los representantes de la (así llamada) soberanía popular. Y mientras no se remedien estas carencias seguiremos asistiendo a esta rapiña mirando, sí, hacia otro lado.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar