k

k

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Dos poderes ...

 
 
El 1% del poder económico reside en un grupo de personas que nos son casi, casi desconocidas. No sé qué porcentaje de población mundial se dedica a la noble (o no tan noble) profesión de la política. ¿Quién maneja a quién? El poder económico, en la sombra, mueve los hilos del político y éste, a su vez maneja, a los ciudadanos que democráticamente le ha votado para que le represente. Los amos del dinero, me refiero a esos que ganan millones de euros, los casi desconocidos, se ocultan en las grandes mansiones de los mejores países libres de impuestos (...¿Se les denomina así, no?...)
El poder político no se esconde y, hablo de España, es practicamente el mismo desde la (modélica...) Transición, las mismas caras, los mismos discursos. Alternancia de partidos, alternancia de ideas, recortes o concesiones, leyes más o menos progresistas, pero las personas son siempre las mismas. Sólo hay leves cambios en partidos minoritarios. Hay congresistas que llevan toda su vida "trabajando" en el Congreso, su modus vivendi consiste en acudir cada día que hay pleno, si no tiene cosas mejor que hacer, y pulsar un botoncito atendiendo a las instrucciones, previas, del líder de su bancada...¡Así nos luce el pelo!
 
 

3 comentarios:

  1. Eso de apretar el botón con el dedo según las instrucciones dadas es lo que en ciertos círculos se llama democracia. Pero, ¡cuidado!, no se te ocurra levantar el dedo para preguntar o indicar algo mejorable, porque entonces serás un golpista, lo dice el gobierno de España.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente, esa es la partidocracia que hemos creado !
    El voto dirigido siguiendo al jefe de cada grupo...

    Saludos
    Mark de Zabaleta

    ResponderEliminar
  3. Los gobiernos u los mercados son entes relativamente recientes. Dada la situación la ciudadanía deberá empezar a hacer cosas. Ello pasa por fortalecer el tercero y cuarto sectores sociales (voluntariado, cooperativas, empresas sociales, etc.). El problema es que estamos acostumbrados a que todos nuestros problemas los resuelvan los gobiernos y los mercados (ahora solo los mercados, porque los gobiernos solo saben obedecer a los mercados). Es muy triste que se espere la instalación de una empresa para que cree puestos de trabajo (Cuanto más grande la empresa -dice- que creará más empleos). ¿A qué precio? ¿Bajo que tipo de legislación laboral? ¿Cuántos?
    Hace unos días mencioné la necesidad de empoderar a los ciudadanos; convencerles su fuerza y su poder.

    Un saludo

    ResponderEliminar