k

k

jueves, 5 de enero de 2012

Tiempo infinito.

<...Quienes saben observarse y recuerdan luego sus impresiones, quienes han sabido fabricarse, como Hoffman, un barómetro espiritual, habrán tenido que señalar a veces en el observatorio de su pensamiento, épocas buenas, días felices, minutos deliciosos. Hay días en que el hombre se despierta de un humor jovial y vigoroso. En cuanto se desprende de sus párpados el sueño que los sellaba, el mundo exterior se le presenta con poderoso relieve, una nitidez de contornos y una riqueza de colores admirables; mientras el mundo moral abre sus amplias perspectivas, repletas de claridades. Gratificado con esta felicidad, que desgraciadamente es rara y pasajera, el hombre se siente a un tiempo más artista y más justo; en una palabra, más noble. Pero la singularidad de este estado del espíritu de los sentidos, que sin exageración puedo llamar paradisiaco en comparación con la existencia corriente y cotidiana, consiste en que no se debe a ninguna causa visible y fácil de definir...>.
"Poema del Hachís" (El ansia de infinitud).-



De: "Los paraísos artificiales. El vino y el hachís. La fanfarlo". C.B.
 

1 comentario:

  1. Esa nobleza de espíritu...que se va evaporando con los tiempos!

    Mark de Zabaleta

    ResponderEliminar