k

k

lunes, 2 de enero de 2012

Ventana real.

Lo mejor es tener ventanas abiertas, de las que ventilan bien todas las habitaciones de nuestros hogares, si ello no es posible hay que ir cortando por lo sano y no dejar que lo nocivo entre y nos invada. Lo mismo en las casas de los plebeyos que en las de alta cuna o sangre azul. El Rey conocía de los chanchullos del yernisimo y lo alejó de España, de las miradas de jueces indiscretos o eficientes. Hoy se conoce que su majestad le había ordenado que abandonara los negocios poco o nada transparentes de las empresas investigadas. Asimismo, en la declaración de IRPF de la infanta, se incluye a la empresa Aizoon que fue una de las que más se benefició del desvío de fondos públicos. Si el rey hubiese llamado a un buen jardinero la poda hubiese sido más contundente, eficaz y rápida. Ahora puede ser que la maleza llegue a entrar en las estancias reales.


No hay comentarios:

Publicar un comentario